Grupo de Producción 25

Pensamientos sobre la situación del periodismo

El trastorno de Glass

PR15_Glass

Pablo Orts Micó

 

La verdad es que es difícil que una persona en sus cabales sea capaz de intentar hacer lo que hizo Stephen Glass. El estadounidense, intento de periodista, pretendía basar su carrera en la mentira. Con tan solo 23 años trabajaba para la prestigiosa revista The New Republic y era colaborador de varias publicaciones más. Lo que parecía ser una carrera prometedora acabó por ser uno de los mayores engaños del periodismo. Glass se mantuvo varios años en The New Republic gracias a sus “fantásticos” reportajes engañando a millones de lectores.

El método utilizado por Glass era sencillo, daba rienda suelta a su imaginación para crear historias verosímiles. Para justificar sus reportajes falsificaba notas y fuentes en las que justificar sus informaciones.  La mentira de Glass le valió durante tres años hasta que en 1998 fue descubierto a raíz de un reportaje titulado  “Hack Heaven” que trataba la historia de un joven hacker de 15 años que había firmado un contrato millonario con una gran empresa de seguridad informática. Cuando a Forbes se le escapó la noticia, teniendo a los mejores especialistas en el tema, comenzaron a investigar la noticia y fueron viendo como la historia de Glass no se sostenía, por mucho que el se justificara en sus notas.  Glass alegó que había sido victima de un engaño pero su director acabó descubriendo que todo era una gran mentira creada por Glass.

Finalmente la revista The New Republic descubrió que Stephen Glass había falseado 24 de las 41 historias que había escrito para ellos. Algunos combinaban la verdad con las invenciones de Glass y otros simpremente eran completamente falsos, como fue el caso de “Hack Heaven”. Las publicaciones para las que colaboraba investigaron sus textos. Rolling Stone y Harper’s encontraron que el material era generalmente veraz pero solo podía comprobarse con sus fuentes que, curiosamente, la mayoría eran anónimas. Por su parte, George descubrió que Glass inventó  declaraciones.

Después de todo el escándalo se licenció en derecho y años después escribió El Fabulador, una novela autobiográfica. Su historia es el argumento de la película El Precio de la Verdad que se estrenó en 2003.

Titulares y citas de la película:

– “¿Sabes lo que pudo evitar todo? Unas fotos.

– “Si no está comprobado, no lo entregues”

– “En algunos casos la única fuente son las notas”

– “Un gran director defiende a sus redactores”

– “El periodismo es el arte de captar el comportamiento”

El refranero español es muy amplio y hay muchos refranes a los que se puede hacer referencia para llegar a una mismo conclusión, que la mentira se descubre antes o después. Si una historia no existe lo que no puede hacer un periodista es crearla para venderla como cierta. También está claro que no es ético ni moral utilizar las mentiras para hacer mas jugosa una historia simple y sin interés. Un periodista se debe a sus lectores y no puede engañarlos. El valor mas preciado para un periodista debe ser su credibilidad y no se puede vivir en la mentira, como pretendía Glass.

La base de esa credibilidad es la cantidad y calidad de fuentes que utiliza un periodista para sus informaciones. La fiabilidad de las fuentes determina el buen hacer del periodista que debe saber cuando tiene información suficiente para poder tirar hacia adelante con una historia y no vivir con rumores y mentiras.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: