Grupo de Producción 25

Pensamientos sobre la situación del periodismo

El inicio de una nueva etapa

PR20_Gabilondo / Pablo Orts Micó

 

Ficha técnica:

Título: EL FÍN DE UNA ÉPOCA (SOBRE EL OFICIO DE CONTAR LAS COSAS)

Autor: Iñaki Gabilondo (con la colaboración de David Guzmán)

Editorial: Barril & Barral

Número de páginas: 174

Capítulos: 16 (+ Glosario personal)

Primera edición: Febrero 2011

Impresión: Sagrafic SL

Corrección: Gilda Zamora

Maquetación: David Anglès

Logotipo: Guillermo Trapiello

Diseño Cubierta: Compañía

Precio: 20 € ó 8,95 € (DEBOLS!LLO)

Argumento:

“El fin de una época” es un libro en el que Iñaki Gabilondo hace una reflexión acerca de la profesión periodística. Gracias a su larga carrera profesional es capaz de analizar detalladamente  la situación actual del periodismo e incluso dar las claves de cómo puede ser el futuro de esta profesión. Gabilondo intenta ayudar a los futuros periodistas con sus consejos avalado en su gran experiencia.

Uno de los puntos importantes que trata el periodista vasco es la explosión de Internet. Asegura que la masiva exposición de información a la que se enfrenta el público no va a causar el fin del periodismo. Muchas fuentes de información pero pocas creíbles es el principal problema de internet.

Según Gabilondo, uno de los grandes engaños de esta sociedad es que la gente crea que lo que ve es la realidad absoluta. El periodismo no consiste solo en mostrar lo que pasa sino que debe contextualizar la situación para contarlo a la sociedad sin engaños.

Iñaki Gabilondo, en su dilatada carrera, también pasó por la televisión. Para este medio también hay espacio en el libro. Principalmente Gabilondo critica la transformación de los informativos. En los espacios informativos de la televisión se está perdiendo el rigor y se está primando el espectáculo a la información. Las noticias seleccionadas carecen de peso y solo se tiene en cuenta que sean entretenidas. El informativo ha dejado de ser diferente a un concurso o una serie, solo interesa el espectáculo.

Opinión personal:

Habitualmente comparto muchas opiniones con Iñaki Gabilondo y lo mismo sucede con este libro. La profundidad con la que trata cada uno de los puntos logra convencer casi a cualquiera que lea su texto.

El periodismo no se va a acabar pero si necesita apoyarse en sus pilares fundamentales para seguir adelante. El buen hacer de los periodistas y la ética periodística deben ser los principios básicos para el futuro del periodismo, para esa reinvención parcial necesaria para seguir adelante ante la crisis actual de la profesión.

Es cierto que el debate sobre el soporte de la información es absurdo. El futuro del periodismo no lo va a marcar si es en papel, en tablet o en el teléfono móvil. Para que el periodismo tenga lugar se necesitan historias. El periodismo siempre existirá cuando haya alguien con historias que contar y, sobre todo, que haya alguien interesado en conocer esas historias.

Gabilondo, como otros muchos autores, habla de la importancia de la información local y comparto la crítica hacia las empresas periodísticas ya que recortan en este ámbito, así como en otros muy importantes para el buen periodismo como las corresponsalías.

Por último, hay que entender uno de los principios de Gabilondo. Un periodista tiene el derecho a tener opinión como cualquier otro ciudadano y a cambiarla cuando quiera. Aunque se convierta en un líder de opinión, puede cambiar su opinión cuando considere y no por ello estará engañando a su público.

El libro ha sido muy útil ya que un maestro de la profesión en España tiene esperanza sobre el futro de la profesión y no lo pinta tan negro como otros. Hacen falta cambios pero no es el fin del periodismo.

Citas interesantes:

–          La lógica de la industria de la comunicación se ha apoderado de la comunicación.

–          El deber del periodista es estudiar las alternativas

–          El periodismo nunca podrá aportar más que una parte de la dosis necesaria para entender el mundo, y al ser sólo una parte, conlleva el riesgo de ser la parte equivocada.

–          Los valores esenciales de la profesión deben mantener inalterable su vigencia.

–          Ningún nuevo negocio podrá orillar el periodismo de referencia

–          Nos persigue el tictac del mismo reloj.

–          La obligación del periodista es quedarse en guardia mientras los demás van a trabajar o a buscar trabajo.

–          La vista tiene más limitaciones que prestigio.

–          La materia prima del carpintero es la madera y la del periodista son los otros, son las personas.

–          A esa edad (18 años) uno pretende cambiar el mundo y ser misionero o incluso terrorista o guerrillero.

–          Nunca he pretendido confundir presentando opiniones como hechos.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: